Hernando de Acuña (1518-1580?)

Santa Teresa Gutierre de Cetina autores inicio autores siglo XXI título y primer verso traducciones Foto biografía wikipedia poemas buscar enlaces nuevo aleatorio selección poemas
MENÚ DE POEMAS por TÍTULO y primer verso

Ajeno fue, pues fue sólo un momento

Al Marqués de Pescara

Alma, pues hoy el que formó la vida

Alta señora, que en la edad presente

Amor me dijo en la mi edad primera

Amor, pues me guiaste a vela y remo

Amor y un gran desdén, que le guerrea

Aquella luz que a Italia esclarecía

Atenta al gran rumor la musa mía

Bien os puedo decir, considerando

Cantad, pastores, este alegre día

Cesare, poi che ’l tradittor d’ Egitto

Cierto escogí bien peligrosa vía

Cierto no puede ser sino buen hora

Como al tiempo al llover aparejado

Como aquél que a la muerte está presente

Como el poderos ver, señora mía

Como vemos que un río mansamente

Con Ícaro, de Creta se escapaba

Con la razón en su verdad envuelta

Con tal instancia siempre demandaba

Contra la ciega y general dolencia

¡Cuál doloroso estilo bastaría

Cuando contemplo el triste estado mío

Cuando era nuevo el mundo y producía

Cuando la alegre y dulce primavera

Damón

De Amor se hace, y por él mismo es hecha

De la alta torre al mar Hero miraba

De oliva, y verde yedra coronado

De tu tristeza, Heráclito, me espanto

Del bien del pensamiento se sustenta

Demócrito y Heráclito

Después, Amor, que me privó tu mano

Después que a César el traidor de Egipto

Dígame quién lo sabe: ¿cómo es hecha

Dijo el docto Petrarca sabiamente

El Viernes Santo al alma

En cuanto la materia es más subida

En extrema pasión vivía contento

En leyendo, señor, vuestro soneto

En medio del placer que el pensamiento

En muy suave aunque en muy gran tormento

¿En qué puedo esperar contentamiento

En su fiera grandeza confiando

En una selva, al parecer del día

Epitafio para la cámara donde murió el dicho Marqués

Epitafio para la sepultura del mismo

Estas palabras de su Silvia cruda

Faetón

Huir procuro el encarecimiento

Ícaro

Jamás pudo quitarme el fiero Marte

La grave enfermedad que en Silvia vía

La red de amor es invisible y hecha

La red de amor, pues por Amor es hecha

Lavinio, al comenzar de mi cuidado

Lo que es mortal padece esta prisión

Mientra de parte en parte se abrasaba

Mientras amor con deleitoso engaño

Mil veces de tu mano me he escapado

Nunca me vi tan solo ni apartado

Obrando claramente la natura

¡Oh, celos, mal de cien mil males lleno

Pareciéndome flores los abrojos

Pastor, es cierto que por Galatea

Pastora en quien mostrar quiso natura

Por apartarme un tiempo de pasiones

Povera e nuda vai, Filosofia...

Pude partirme con pensar que fuera

Puede en amor la discreción obrarse

Pues se conforma nuestra compañía

Respuesta

RESPUESTA

Señor, bien muestra no tener Fortuna

Señor, en quien nos vive y ha quedado

Si a decirte verdad voy obligado

Si amor, así como extremó mi pena

Si como de mi mal he mejorado

Si los suspiros que ha esparcido el viento

Siendo por Alejandro ya ordenado

Sin temer el camino voy contando

Sólo aquí se mostró cuanto podía

Soneto a la soledad

Soneto a una dama

Soneto al Marqués de Vasto

Soneto de Endimión

Soneto de Silvano a su pastora Silvia

SONETO EN COLOQUIO ENTRE FILENO Y TIRSI, PASTORES

Soneto en la muerte del Marqués de Vasto, y este primero habla con la Marquesa

Soneto en prisión de franceses I

Soneto en prisión de franceses II

Soneto en prisión de franceses III

Soneto en respuesta del pasado

SONETO SOBRE LA RED DE AMOR

Tal novedad me causa haber probado

Tan hijos naturales de Fortuna

Tiempo fue ya que Amor no me trataba

Un novillo feroz y un fuerte toro

Un tiempo me sostuvo la esperanza

Viendo su bien tan lejos mi deseo

Viendo Tirsi a Damón por Galatea

Vivir, señora, quien os vio, sin veros

Ya se acerca, señor, o ya es llegada