anterior autor siguiente

AUSENCIA DE LA ROSA

Detenida
en el río translúcido
del viento,
por otro nombre, amor,
la llamaría
el corazón.

Nada queda en el sitio
de su perfume. Nadie
puede creer, creería,
que aquí estuvo la rosa
en otro tiempo.

Sólo yo sé que si la mano
deslizo por el aire, todavía
me hieren sus espinas.

Meira Delmar


subir volver Laúd memorioso (1995)   siguiente anterior
Presencia y Ausencia del Amor
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio