DESHORA

Cuando llegué te habías
ido del brazo de otro amor.

Y no quise decirte: «Vuelve,
perdóname esta vez,
se me hizo tarde,
fue un pequeño descuido
de la vida, una leve
distracción del destino».

Aquel silencio que selló mis labios
me hiere todavía el corazón.

Meira Delmar


subir  volver  Laúd memorioso (1995)   siguiente  anterior
Presencia y Ausencia del Amor
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio