Ramón López Velarde (1888-1921)

Guillermo Aguirre y Fierro Gabriela Mistral autores inicio autores siglo XXI título y primer verso audio traducciones Foto biografía wikipedia poemas obras Dedicados a Ramón López Velarde buscar enlaces nuevo aleatorio selección poemas
MENÚ DE POEMAS por TÍTULO y primer verso

A DOÑA INÉS DE ULLOA

A fuerza de quererte

A la cálida vida que transcurre canora

A LA GRACIA PRIMITIVA DE LAS ALDEANAS

A LA PATRONA DE MI PUEBLO

A LA TRAICIÓN DE UNA HERMOSA

A LAS PROVINCIANAS MÁRTIRES

A LAS VÍRGENES

A MI PADRE

A mi paso y al azar te desprendiste

A SARA

A UN IMPOSIBLE

A UNA AUSENTE SERÁFICA

A UNA PÁLIDA

AGUAFUERTE

Al decir que las penas son fugaces

AL VOLVER

ALEJANDRINOS ECLESIÁSTICOS

Alfonso, inquisidor estrafalario:

Amada, es Primavera

Amanece: se iluminan

Amiga que te vas:

ÁNIMA ADORATRIZ

ANNA PAVLOWA

Antes de echar el ancla en el tesoro

¡Ay de Dios, que tu palabra

¡Bien hayas oh lejano

Blanca flor de los claustros, irrisorio

BOCA FLEXIBLE, ÁVIDA

CANONIZACIÓN

COLOR DE CUENTO

COMO EN LA SALVE

COMO LAS ESFERAS...

¿Cómo será esta sed constante de veneros

Con planta imponderable

Coses en dulce paz, y son divinos

Cuando contemplo a veces

CUANDO CONTIGO ESTOY, DUEÑA DEL ALMA

Cuando me sobrevenga

CUARESMAL

Cumplo a mediodía

Dama de las eternas palideces

De la mañana el resplandor incierto

De tu magnífico traje

De tu pueblo a tu hacienda te llevabas

DEJAD QUE LA ALABE...

Del fondo de mi alma oscura

DEL PUEBLO NATAL

DEL SEMINARIO

Delinquiría

DESPILFARRAS EL TIEMPO

DÍA 13

DISCO DE NEWTON

DOMINGOS DE PROVINCIA

¿Dónde estará la niña

Doy a los cuatro vientos los loores

EL ADIÓS

El alma llena de recogimiento

EL ANCLA

EL CAMPANERO

EL CANDIL

EL MENDIGO

EL MINUTO COBARDE

EL PERRO DE SAN ROQUE

EL PIANO DE GENOVEVA

EL RETORNO MALÉFICO

EL SON DEL CORAZÓN

EL SUELO NATIVO

EL SUEÑO DE LA INOCENCIA

EL SUEÑO DE LOS GUANTES NEGROS

EL VIEJO POZO

El viejo pozo de mi vieja casa

ELLA

ELOGIO A FUENSANTA

EN EL PIÉLAGO VELEIDOSO

EN EL REINADO DE LA PRIMAVERA

En estos hiperbólicos minutos

En la amplitud benigna del contorno

En la cúspide radiante

EN LA PLAZA DE ARMAS

En la quieta impostura virginal de la noche

En las alas oscuras de la racha cortante

EN LAS TINIEBLAS HÚMEDAS

En los claros domingos de mi pueblo es costumbre

En los prados de tu huerto

En mi ostracismo acerbo me alegré esta mañana

EN MI PECHO FELIZ

EN TU CASA DESIERTA

EN UN JARDÍN

Enigma

Entré a la vasta veleidad del piélago

Éramos aturdidos mozalbetes:

Esta manera de esparcir su aroma

Esta novia del alma con quien soñé en un día

Éstos, amada, son sitios vulgares

EUCARÍSTICA

¿Existirá? ¡Quién sabe!

FÁBULA DÍSTICA

FLOR TEMPRANA

FRAGMENTO

Fuensanta

Fuensanta, dulce amiga

Fuensanta: las finezas del Amado

Fuérame dado remontar el río

GAVOTA

Hambre y sed padezco: Siempre me he negado

Hasta el ángulo en sombra en que, al soñar los leves

He de encomiar en verso sincerista

He vuelto a media noche a mi casa, y un canto

HERMANA, HAZME LLORAR...

HIMENEO

HORMIGAS

HOY COMO NUNCA...

Hoy, como nunca, me enamoras y me entristeces;

Hoy que la indiferencia del siglo me desola

Hoy te contemplo en el piano, señora mía, Fuensanta

Huérfano quedará mi corazón

HUMILDEMENTE

IDOLATRÍA

¿Imaginas acaso la amargura

Ingenuas provincianas: cuando mi vida se halle

INTROITO

JEREZANAS

Jerezanas, paisanas,

LA ASCENSIÓN Y LA ASUNCIÓN

LA BIZARRA CAPITAL DE MI ESTADO...

LA CANCIÓN DEL HASTÍO

LA DONCELLA VERDE

La edad del Cristo azul se me acongoja

LA ESTROFA QUE DANZA

LA LÁGRIMA...

LA MANCHA DE PÚRPURA

LA NIÑA DEL RETRATO

La pasión con que te adoro es la espléndida pureza

LA SALTAPARED

LA SUAVE PATRIA

LA TEJEDORA

LA TÓNICA TIBIEZA

LA ÚLTIMA ODALISCA

La vida mágica se vive entera

LAS DESTERRADAS

Lluvia eterna

Los circos trashumantes,

Magdalena, conozco que te amo

Me arrancaré, mujer, el imposible

Me contó el campanero esta mañana

ME DESPIERTA UNA ALONDRA

Me enluto por ti, Mireya

ME ESTÁS VEDADA TÚ

Me impongo la costosa penitencia

Mejor será no regresar al pueblo

MEMORIAS DEL CIRCO

Mi carne pesa, y se intimida

MI CORAZÓN AMERITA...

Mi corazón leal, se amerita en la sombra.

Mi corazón retrógrado

Mi madrina invitaba a mi prima Águeda

MI PRIMA ÁGUEDA

Mi vida, enferma de fastidio, gusta

MI VILLA

Mi virtud de sentir se acoge a la divisa

MIENTRAS MUERE LA TARDE...

Muchachita que eras

MUERTA

Mujer que recogiste los primeros

No he buscado poder ni metal

NO ME CONDENES

No merecías las loas vulgares

Noble señora de provincia: unidos

NOCHES DE HOTEL

NUESTRAS VIDAS SON PÉNDULOS

Nunca, señor, pensé que el verso mío

OFRENDA ROMÁNTICA

¡Oh bienaventuranza fértil de los que saben

Oh novia imposible

¡Oh pobres almas nuestras

¡Oh qué gratas las horas de los tiempos lejanos

¡Oh vírgenes rebeldes y sumisas:

Omnicromía de la tarde amena...

PARA EL ZENZONTLE IMPÁVIDO

PARA TUS DEDOS ÁGILES Y FINOS

PARA TUS PIES

Piano llorón de Genoveva, doliente piano

Piernas

Plaza de Armas, plaza de musicales nidos

POBRECILLA SONÁMBULA

POEMA DE VEJEZ Y DE AMOR

POR ESTE SOBRIO ESTILO

Por débil y pequeña

Primer amor, tú vences la distancia

Prolóngase tu doncellez

PROMESA

PUREZA

¡Qué adorable manía de decir

¿Qué elocuencia, desvalida

QUE SEA PARA BIEN

¿QUÉ SERÁ LO QUE ESPERO?

Resígnanse los novios

ROSA MÍSTICA

RUMBO AL OLVIDO

SE DESHOJABAN LAS ROSAS

Se distraen las penas en los cuartos de hoteles

Señor, Dios mío: no vayas

Señora: llego a Ti

SER UNA CASTA PEQUEÑEZ...

SI SOLTERA AGONIZAS...

Si vieras, amiga

Si yo jamás hubiera salido de mi villa

Sonámbula y picante,

Soñé que comulgaba, que brumas espectrales

Soñé que la ciudad estaba dentro

Soy el mendigo cósmico y mi inopia es la suma

SUIZA

SUS VENTANAS

Sus ventanas floridas

Tarde de lluvia en que se agravan

TE HONRO EN EL ESPANTO...

TEMA II

TENÍAS UN REBOZO DE SEDA...

Tenías un rebozo en que lo blanco

TIERRA MOJADA

Tierra mojada de las tardes líquidas

TODO

TRANSMÚTASE MI ALMA...

Transmútase mi alma en tu presencia

TREINTA Y TRES

Tú, Fuensanta, me libras de los lazos del mal

Tú no eres en mi huerto la pagana

TU PALABRA MÁS FÚTIL...

Tu paz —¡oh paz de cada día!—

Tú que prendiste ayer los aurorales

TU VOZ PROFÉTICA

TUS DIENTES

Tus dientes son el pulcro y nimio litoral

TUS HOMBROS SON COMO UN ARA

Tus otoños me arrullan

TUS VENTANAS

Tus ventanas, con pájaros y flores

UN LACÓNICO GRITO...

Una música intima no cesa

UNA VIAJERA

VACACIONES

VIAJE AL TERRUÑO

Vive conmigo no sé qué mujer

Volando del vértice

Y pensar que extraviamos

Y PENSAR QUE PUDIMOS...

Ya brotas de la escena cual guarismo

Ya la provincia toda

Ya no puedo dudar... Diste muerte a mi cándida

Yo que sólo canté de la exquisita

Ya que tu voz, como un muelle vapor, me baña

Yo sólo soy un hombre débil, un espontáneo

Yo te digo: «Alma mía, tú saliste

Yo tuve, en tierra adentro, una novia muy pobre:

33