anterior autor siguiente

OCTAVA A LA MUERTE DEL I.S.O. FRANCISCO IBARRA, ARZOBISPO DE CARACAS

Cambió Sïón la pompa de alegría
por el cilicio y el oscuro velo,
sólo una voz profunda noche y día
rompe el mustio silencio de su duelo.
¡Murió mi Padre, mi Pastor, mi guía!
Dice, las manos levantando al cielo,
Llore Sión, ¿qué extremo habrá que cuadre
a su justo dolor? Es hija y madre.

autógrafo

Andrés Bello


subir volver Poesías. Caracas (1800-1810)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en Poesías Andrés Bello; prólogo de Fernando Paz Castillo, en www.cervantesvirtual.com