anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

DIÁLOGO ENTRE LA AMABLE ISIDORA Y UN POETA DEL SIGLO PASADO

POETA         —Aquel tributo que mi pobre ingenio
                    ha ofrecido, Isidora, consagrarte...
ISIDORA     —Me lo has hecho aguardar todo un trienio,
                    y pudiera mandarte
                    que fueras con tu música a otra parte;
                    pero con una condición lo admito:
                    que tenga de lo nuevo y lo bonito.
POETA         —¿De lo bonito y de lo nuevo sólo?
                    A tus influjos me encomiendo, Apolo,
                    para salir de tan terrible aprieto:
                    inspírame un soneto,
                    que el fino gusto de Isidora apruebe.
ISIDORA     —¿Sonetos en el siglo diez y nueve?
POETA         —Un romancito, pues, en asonante...
ISIDORA     —Es cosa de poeta principiante,
                    que el oído desgarra,
                    y merece cantarse con guitarra.
POETA         —Pero si no sé más, querida mía.
                    ¿Cómo de tan estéril fantasía
                    creaciones hermosas
                    podrán salir? No da el espino rosas.
ISIDORA     —Todo cuanto me digas es en vano.
                    En estas hojas, con tu propia mano,
                    algo que a los lectores interese,
                    algo que de ponerse digno sea,
                    después de estas dos emes y esta ese,
                    has de escribir; lo exijo.
POETA                                             —¡Fuerte empeño!
                    Mas aguarda; una idea
                    me ocurre de improviso.
                    Fingiré que adormido en blando sueño
                    se presenta a mi vista un paraíso,
                    donde...
ISIDORA             —Toma la pluma, pues, y al caso.
POETA         (escribiendo y declamando)
                    —«Sobre la verde falda
                    del erguido Parnaso,
                    guiaba yo mi vacilante paso,
                    tejiéndote, Isidora, una guirnalda,
                    cuando de ninfas majestuoso coro,
                    sueltos sobre la espalda
                    alabastrina, los cabellos de oro
                    coronados de flores,
                    con ropas que robaron sus colores
                    a la primera luz de la mañana,
                    con cítaras de etérea melodía,
                    que arroba en dulce rapto el alma humana...»
ISIDORA     —Jesús! ¡Qué altisonante algarabía!
                    Amigo mío, en lengua castellana,
                    ésa se llama entrada de pavana.
                    ¿No ves que tus poéticos primores
                    son estrujadas flores
                    de que cualquiera nene
                    en este siglo innovador se mofa?
                    Apostaré que en la siguiente estrofa
                    vas a beber las aguas de Hipocrene.
                    Guía, por Dios, tu vacilante paso
                    lo más lejos que puedas del Parnaso.
POETA         —Eso yo lo sabré, sin que lo mandes.
                    Mas, si te place, hagamos una cosa.
                    Dame un asunto tú, no de los grandes
                    que pidan alto ingenio, estilo fuerte,
                    inspiración fogosa,
                    sino sencillo, fácil, en que acierte,
                    no a idealizar angélica armonía
                    (eso a tu voz divina sólo es dado),
                    no a contentar tu gusto delicado,
                    a que dan cuatro idiomas alimento
                    (¿cupiera en mí tan alto pensamiento?),
                    sino a probar lo que conmigo vales;
                    pues dócil a tu imperio soberano,
                    tomo otra vez con atrevida mano
                    la lira, que en las ramas funerales
                    de sauces lloradores, monumento
                    de una temprana tumba, colgué un día .
                    Juré que nunca más la tocaría;
                    quebrantaré por ti mi juramento.
                    En suma, sólo pido
                    que tú me des el tema.
ISIDORA                                   —Concedido.
POETA         —¿Cuál es?
ISIDORA                 —Amor.
POETA                             —¡Jesús!
ISIDORA                                         —¿Qué es lo que temes?
                    ¿Pido yo por ventura que en las aras
                    del ciego dios, profano incienso quemes?
                    ¿Pido que a lo Petrarca o lo Macías
                    le entones quejumbrosas elegías?
                    Comprendo bien que ajeno lo estimaras
                    de ti y de mí; mas dime, ¿qué tendría
                    la propuesta materia
                    de impropia ni de ingrata
                    para la cosquillosa fantasía
                    de la más zahareña mojigata
                    que allí vertida viese alguna seria
                    máxima de moral filosofía?
POETA         —¿Conque un sermón en verso? ¡Linda cosa
                    por cierto para el álbum de una hermosa!
ISIDORA     —Sai che lá corre il mondo, ove piú versi
                    di sue dolcezze il lusinghier Parnaso
                    e che'l vero condito in molli versi
                    i piú schivi, allettando, ha persüaso.
POETA         —¡Basta! Me rindo al Tasso;
                    me rindo a ti. Permite solamente
                    que hurtada inspiración mi verso aliente.
                    (El poeta traduciendo del italiano)

autógrafo

Andrés Bello


subir   poema aleatorio   Poesías. Chile (1829-1865)   siguiente / next   anterior / previous


Incluido en Poesías Andrés Bello; prólogo de Fernando Paz Castillo, en www.cervantesvirtual.com