anterior autor siguiente

          EL CÓNDOR Y EL POETA
            DIÁLOGO

POETA           —Escucha, amigo Cóndor, mi exorcismo;
                      obedece a la voz del mago Mitre,
                      que ha convertido en trípode el pupitre;
                      apréstate a una espléndida misión.
CÓNDOR     —¡Poeta audaz, que de mi aéreo nido
                      en el silencio lóbrego derramas
                      cántico misterioso! ¿a qué me llamas?
                      Yo sostengo de Chile el paladión.
POETA           —No importa; es caso urgente, es una empresa
                      digna de ti, de tu encumbrado vuelo,
                      y de tus uñas; subirás al cielo,
                      escalarás la vasta esfera azul.
CÓNDOR     —¿Y qué será del paladión en tanto,
                      cuya custodia la nación me fía?
POETA           —Puedes encomendarlo por un día
                      a las fieles pezuñas del Huemul.
CÓNDOR     —Pero el camino del Olimpo ignoro.
POETA         —Mientes; tú hurtaste al Cielo, ave altanera,
                      en pro de nuestros padres, la primera
                      chispa de libertad que en Chile ardió.
CÓNDOR     —¡Falaz leyenda! ¡Apócrifa patraña!
                      Robaba entonces yo por valle y cumbre,
                      Según mi antigua natural costumbre;
                      monarca de los buitres era yo.
                        Años después, llamáronme, y conmigo
                      vino esa pobre, tímida alimaña,
                      de los andinos valles ermitaña;
                      y el paladión nos dieron a guardar.
                        Mal concertada yunta, que, algún día,
                      recordando los hábitos de marras,
                      estuve a punto de esgrimir las garras,
                      y atroz huemulicidio ejecutar.
POETA         —¡Oh mente de los hombres adivina!
                      ¡Oh inspiración profética! No sabes,
                      alado monstruo, espanto de las aves,
                      el oculto misterio de esa unión.
                        ¡Junto a la mansa paz, atroz instinto
                      de pillaje y de sangre! ¡Incauto el uno,
                      audaz el otro en tentador ayuno,
                      y de la Patria en medio el paladión!
                        Tremendo porvenir, yo te adivino,
                      pero no tiemblo. Es fuerza te abras paso
                      de la ilustrada Europa al rudo ocaso;
                      está en el libro del destino así.
                        Sus últimos destellos da la antorcha
                      que el hijo de Japeto trajo al mundo;
                      suceda al viejo faro moribundo
                      joven tizón, ardiente, baladí.
CÓNDOR     —No sé, poeta, interpretar enigmas;
                      no entiendo de tizones ni de faro.
                      Deja los circunloquios, y habla claro.
                      ¿De qué se trata? Explícate una vez.
POETA         —De aquel fuego sagrado que trajiste
                      (niégaslo en vano) a un ínclito caudillo,
                      apenas queda agonizante brillo;
                      nos viene encima infausta lobreguez.
                      Renovarlo es preciso.
CÓNDOR                                   —¿Cómo?
POETA                                                 —Debes
                      seguir del sol la luminosa huella,
                      sorprenderle, robarle una centella,
                      metértela en los ojos, y escapar.
CÓNDOR       —Muy bien; me guardo el fuego en las pupilas,
                      cual si fueran volcánicas cavernas.
                      ¿Y qué haré luego de mis dos linternas?
POETA         —Quiero a Chile con ellas incendiar.
CÓNDOR     —¿Incendiarlo? ¿Estás loco? ¿De eso tratas?
POETA           —Incendiarlo pretendo en patriotismo;
                      abrasarlo, molondro, no es lo mismo;
                      quiero hacer una inmensa fundición.
                        Quiero llamas que cundan pavorosas,
                      descomunales llamas, llamas grandes,
                      que derritan la nieve de los Andes
                      y la de tanto helado corazón.
                        ¿Abrasar? ¡Linda flema!—¿Es tiempo ahora
                      de contentarse con mezquinas brasas
                      que den pálida luz, chispas escasas,
                      como para el abrigo de un desván?
                      No, señor; vasto incendio, llamas, llamas,
                      que unas sobre las otras se encaramen,
                      y levantando rojas crestas bramen,
                      y les sirva de fuelle un huracán.
                      Despacha, pues; arranca; desarrolla
                      el raudo vuelo; tiende el ala grave,
                      como la parda vela de la nave
                      cuando silba en la jarcia el vendaval.
                        Vuela, vuela, plumífero pirata;
                      recuerda tu nativa felonía;
                      asalta de improviso al rey del día
                      en su carroza de oro y de cristal.
CÓNDOR       —Ya te obedezco, y tiendo, como mandas,
                      el ala; aunque eso de tenerla un ave
                      no ligera ni leve, sino grave,
                      para tanto volar no es lo mejor.
                        Y si de más a más tenderla debo,
                      como la parda vela el navegante
                      cuando oye la tormenta resonante
                      que amenazando silba, peor que peor.
                        Que no desplega entonces el velamen,
                      antes amaina el cauto marinero,
                      y aguanta a palo seco el choque fiero,
                      si salvar piensa al mísero bajel.
                        Así lo vi mil veces, revolando
                      entre las nubes negras, cuando hinchaba
                      la Mar del Sur sus ondas, y bregaba
                      contra la tempestad el timonel.
POETA           —No lo entiendes: la nave del Estado
                      es la que yo pintaba; y la maniobra
                      a que apelamos hoy, cuando zozobra,
                      no es amainar, estúpido, ladrón.
CÓNDOR       —¿Pues qué ha de hacer entonces el piloto?
POETA           —Según doctrina de moderna escuela,
                      debe correr fortuna a toda vela,
                      sin bitácora, sonda, ni timón.
                        Si tú leyeras, avechucho idiota,
                      gacetas nacionales y extranjeras,
                      la ignorancia en que vives conocieras;
                      todo ha cambiado entre los hombres ya.
                        Altos descubrimientos reservados
                      tuvo el destino al siglo diecinueve;
                      hoy en cualquiera charco un niño bebe
                      más que en un hondo río su papá.
                        ¡Oh siglo de los siglos! ¡Cuál machacas
                      en tu almirez decrépitas ideas!
                      ¡Qué de fantasmagorías coloreas
                      en el vapor del vino y del café!
                        ¡No era lástima ver encandilarse
                      los hombres estudiándose a sí mismos;
                      y tras mil embrollados silogismos,
                      salir con sólo sé que nada sé!
                        ¡Ea, pues! ¡A la empresa! Bate el ala,
                      y apercibe también las corvas uñas,
                      y guárdate de mí si refunfuñas,
                      lobo rapaz, injerto de avestruz.
CÓNDOR (volando)
                      —Ama aún el buitre robador su nido;
                      Chile, a traerte voy, no la centella
                      que incendiando devora, sino aquella
                      que da calor vital y hermosa luz.

autógrafo

Andrés Bello


subir volver Poesías. Chile (1829-1865)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en Poesías Andrés Bello; prólogo de Fernando Paz Castillo, en www.cervantesvirtual.com