anterior autor siguiente


Me falta una palabra, una palabra
sólo.
          Un niño pide pan; yo pido menos.
Una palabra dadme, una sencilla
palabra que haga juego
con...
            Qué torpes
mujeres sucias me interrumpen
con su lento
llorar...
            Comprended: cualquiera de vosotros,
olvidada en sus bolsos, en su cuerpo,
puede tener esa palabra.
                                                    Cruza más gente rota, llegan miles
de muertos.
La necesito: ¿No veis
que sufro?
                      Casi la tenía ya y vino ese hombre
ceniciento.
Ahora...
                ¡Una vez más!
                                              Así no puedo.

autógrafo

Ángel González


subir volver Áspero mundo (1956)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio