anterior autor siguiente

  [PERROS CONTRA LA LUNA, LEJANÍSIMOS]

Perros contra la luna, lejanísimos,
llevan hasta los ámbitos
más próximos la inquietud de la noche
rumorosa. Claros
sonidos, antes inaudibles,
se perciben ahora. Ecos vagos,
jirones de palabras, goznes
agrios,
desasosiegan el recinto en sombra.

Apenas sin espacio,
el silencio, el inasible
silencio, cercado
por los ruidos, se aprieta
en torno de tus piernas y tus brazos,
asciende levemente a tu cabeza,
y cae por tus cabellos destrenzados.

Es la noche y el sueño: no te inquietes.
El silencio ha crecido como un árbol.

autógrafo

Ángel González


subir volver Áspero mundo (1956) Sonetos   siguiente anterior
Voz: Ángel González Voz: Ángel González

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio