anterior autor siguiente

      PARA NADA

Trabajé el aire
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego;
humo son mis obras,
cenizas mis hechos.

...y mi corazón
que se queda en ellos.

autógrafo

Ángel González


subir volver Sin esperanza, con convencimiento (1961)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio