anterior autor siguiente

    ODA A LOS NUEVOS BARDOS

Mucho les importa la poesía.
Hablan constantemente de la poesía,
y se prueban metáforas como putas sostenes
ante el oval espejo de las oes pulidas
que la admiración abre en las bocas afines.

Aman la intimidad, sus interioridades
les producen orgasmos repentinos:
entreabren las sedas de su escote,
desatan cintas, desanudan lazos,
y misteriosamente,
con señas enigmáticas que el azar mitifica,
llaman a sus adeptos:
—Mira, mira…

Detrás de las cortinas,
en el lujo en penumbra de los viejos salones
que los brocados doran con resplandor oscuro,
sus adiposidades brillan pálidamente
un instante glorioso.
Eso les basta.

Otras tardes de otoño reconstruyen
el esplendor de un tiempo desahuciado
por deudas impagables, perdido en la ruleta
de un lejano Casino junto a un lago
por el que se deslizan cisnes, cisnes
cuyo perfil
—anotan sonrientes—
susurra, intermitente, eses silentes:
aliterada letra herida,
casi exhalada
—puesto que surgida
de la aterida pulcritud del ala—
en un S. O. S. que resbala
y que un peligro inadvertido evoca.
¡Y el cisne-cero-cisne que equivoca
al agua antes tranquila y ya alarmada,
era tan sólo nada-cisne-nada!


Pesados terciopelos sus éxtasis sofocan.

autógrafo

Ángel González


subir volver Muestra, corregida y aumentada, de algunos procedimientos narrativos   siguiente anterior
y de las actitudes sentimentales que habitualmente comportan (1977)  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio