anterior autor siguiente

    GLOSAS EN HOMENAJE A J.G.

            I

Sí:
      la realidad propone siempre sueños,
mas sólo uno entre muchos elige la mirada.

De quien madruga a verla,
                            y no del sol,
                                          procede
—aunque él no se lo crea—
la luz
que ordena y fija el mundo
en sus formas más bellas:
                            Damas altas, calandrias...

Vistas así las cosas,
iluminadas por amor tan claro
¿cómo van a negarse?
                      Dóciles, entregadas
a su más alto vuelo,
se demoran, esperan, se eternizan.

            II

Cazadoras al filo de la aurora.

Cobrar la plenitud, guardar el canto
como trofeo y ¡a volar las alas!

Contra un mundo fugaz, esquivo y raudo,
que salta a su «seré» de el «ya he sido»,
pupilas aún más rápidas
lanzan dardos certeros.

Difícil blanco ofrece hoy la mañana:
escorzo de cristal que pasa huyendo
de no sé qué jaurías invisibles.
                                  ¿Un instante del iris?
Rasga el silencio y...
                        ¡Luz ilesa!

He ahí la eternidad, en dos palabras.

autógrafo

Ángel González


subir volver Prosemas o menos (1985)   siguiente anterior
enlace Jorge Guillén - Damas altas, calandrias...
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio