anterior autor siguiente

    EL CRISTO DE VELÁZQUEZ

A Luis Ríus

Banderillero desganado.
Las guedejas del sueño cubren tu ojo derecho.
Te quedaste dormido con los brazos alzados,
y un derrote de Dios te ha atravesado el pecho.
Un piadoso pincel lavó con leves
algodones de luz tu carne herida,
y otra vez la apariencia de la vida
a florecer sobre tu piel se atreve.

No burlaste a la muerte. No pudiste.
El cuerno y el pincel, confabulados,
dejaron tu derrota confirmada.

Fue una aventura absurda, bella y triste,
que aún estremece a los aficionados:
¡qué cornada, Dios mío, qué cornada!

autógrafo

Ángel González


subir volver Prosemas o menos (1985)   siguiente anterior
Cristo. Dalí Cristo de Velázquez. Museo del Prado
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio