anterior autor siguiente


En la ebriedad le rodeaban mujeres, sombra, policía, viento.

Ponía venas en las urces cárdenas, vértigo en la pureza; la flor furiosa de la escarcha era azul en su oído.

Rosas, serpientes y cucharas eran bellas mientras permanecían en sus manos.

autógrafo

Antonio Gamoneda


subir volver Libro del frío (1992) 2 El vigilante de la nieve   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio