anterior autor siguiente

      LIBERTAD EN LA CAMA

Todos los días salgo de la cama
y digo adiós a mi compañera.
Vena: cuando me pongo
los pantalones,
me quito
la
libertad.
Cuando llega la noche, otra vez
vuelvo a la cama y duermo.
A veces sueño que me llevan con las manos atadas,
pero entonces me despierto y siento la oscuridad,
y, con el mismo valor, el cuerpo de mi mujer y el mío.

autógrafo

Antonio Gamoneda


subir volver Libro del frío (1992) Libertad en la cama   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio