anterior autor siguiente

  EL MIEDO ENTRA EN LA BLANCURA; AÚN

El miedo entra en la blancura; aún
sus alas hienden la serenidad
y disciernen la sal y la ceniza.

Lívidas hélices y, en el espesor,
lentitud de los pájaros, augurios
en las venas azules de las aguas.

Ah pétalos temibles, semejantes
a las escamas puras de la cólera.

Ah pena corporal, amor herido,
animal de la luz, pueblo abrasado.

autógrafo

Antonio Gamoneda


subir volver Mortal 1936 (1994)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio