anterior autor siguiente


He tirado al abismo el hueso de la misericordia; no es necesario
cuando el dolor es parte de la serenidad, pero la lucidez trabaja
en mí como un alcohol enloquecido.
Sé que las uñas crecen en la muerte. No
baja nadie al corazón. Nos despojamos de nosotros mismos al expulsar
la falsedad, nos desollamos y
no viene nadie. No
hay sombras ni agonía. Bien:
no haya más que luz. Así es
la última ebriedad: partes iguales
de vértigo y olvido.

autógrafo

Antonio Gamoneda


subir volver Arden las pérdidas (2003) Viene el olvido   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio