anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

AQUÍ FABLA DEL PECADO DE LA LUXURIA
Estrofas 257-269

Syenpre está la loxuria adoquier que tú seas:
adulterio e forniçio todavía desseas,
luego quieres pecar con cualquier que tú veas,
por conplyr la loxuria guinando las oteas.

Ffeciste por loxuria al profeta David,
que mató a Urías, quando l' mandó en la lyd
poner en los primeros, quando le dixo: "Yd,
levad esta mi carta a Joab e venid".—

Por amor de Berssabe, la muger de Urías,
fue David omeçida e fizo a Dios fallías;
non fiz' por ende el tenpro en todos los sus días,
fizo grand penitençia, por las tus maestrías.

Ffueron por la loxuria çinco nobles çibdades
quemadas e destruydas, las tres por sus maldades,
las dos non por su culpa, mas por las veçindades,
por malas vezindades se pierden eredades.

Non te quiero, veçino, nin me vengas tan presto.
Al sabidor Virgillio, como dize en el testo,
engañolo la dueña, quando l' colgó en el çesto,
coydando que l' sobía a su torre por esto.

Porque le fiz' desonrra e escarnio del rruego,
el grand encantador fízole muy mal juego:
la lunbre de la candela encantó e el fuego,
que cuanto era en Rroma en punto morió luego.

Anssy que los rromanos, fasta la criatura,
non podíen aver fuego, por su desaventura:
sy non lo ençendían dentro en la natura
de la muger mesquina, otro non les atura.

Sy dava uno a otro el fuego o la candela,
amatávase luego; venían todos a ella,
ençendíen ally todos como en grand çentella:
ansy vengó Virgillio su desonrra e querella.

Después desta desonrra e de tanta vergüença,
por facer su loxuria Virgilio en la dueña,
desencantó el fuego, que ardiese en la leña,
fizo otra maravilla, qu'el ome nunca ensueña.

Todo el suelo del ryo de la çiudad de Rroma,
Tiberio, agua cabdal, que muchas aguas toma,
fízol' suelo de cobre, reluze más que goma:
a dueñas tu loxuria desta guisa las doma.

Desque pecó con ella, sentiose escarnida,
mandó far escalera de torno, enxerida
de navajas agudas, por que a la sobida,
que sobiese Virgilio, acabase su vida.

Él ssopo que era fecho por su escantamente;
nunca más fue a ella nin la ovo talente:
ansy por la loxuria es verdaderamente
el mundo escarnido e muy triste la gente.

De muchos ha, que matas, non sé uno que sanes;
quantos en tu loxuria son grandes varraganes,
mátanse asy mesmo los locos alvardanes:
contesçe como al águila con los nesçios truhanes.

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, 1320


subir   poema aleatorio   Libro de Buen Amor (1320)   siguiente / next   anterior / previous