anterior autor siguiente

ENSIENPLO DEL ÁGUILA É DEL CAÇADOR
Estrofas 270-275

El águila cabdal canta sobre la faya,
todas las otras aves de ally las atalaya;
non ay péndola della, que en la tierra caya:
sy vallestero la falla, préçiala más que saya.

Saetas e quadrillos, que trae amolados,
con péndolas de águila los ha enpendolados;
fue, com' avía usado, a ferir los venados;
al águila cabdal diole por los costados.

Cató contra sus pechos el águila ferida,
e vido que sus péndolas la avían escarnida;
dixo contra sí mesma una razón temida:
"de mí mesma salyó quien me tiró la vida".

El loco, el mesquino, que su alma non cata,
usando tu locura e tu mala barata,
destruye a su cuerpo e a su alma mata:
que de sy mesmo sale quien su vida desata.

Ome, ave o bestia, a que amor retiente,
desque cunple loxuria, luego se arrepiente:
entristézese en punto, luego flaqueça siente.
Acórtase la vida: quien lo dixo non miente.

¿Quién podríe dezir quántos loxuria mata?
¿Quién diríe tu forniçio e tu mala barata?
Al que tu ençendimiento e tu locura cata,
el diablo lo lieva, quando non se recata.

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, 1320


subir volver Libro de Buen Amor (1320)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio