anterior autor siguiente

DE CÓMO DOÑA ENDRINA FUÉ A CASA DE LA VIEJA É EL ARÇIPRESTE ACABÓ LO QUE QUISO
Estrofas 871-891

Después fue de Santiago, otro día seguiente,
a ora de medio día, quando yantava la gente,
vynose doña Endrina con la mi vieja sabiente.
Entró con ella'n su casa byen asosegadamente,

como la mi vigisuela m' avya aperçebido,
non me detove mucho: para allá fuy ydo.
Fallé la puerta çerrada; mas la vieja byen me vydo:
"¡Yuy!" diz', "¿qué es aquello, que faz' aquel rroydo?

"¿Es ome o es viento? ¡Creo qu' es ome! ¡Non miento!
¿Vedes, vedes? ¡Cóm' otea el pecado carboniento!
¿Es aquél? Non es aquél. ¡El semeja, yo lo siento!
¡A la fe! ¡es don Melón! ¡Yo lo conosco! ¡lo viento!

"Aquella es la su cara e su ojo de beserro:
¡catat, catat; cóm' assecha! ¡Barrúntanos como perro!
¡Ally rraviará agora! ¡non puede tirar el fierro!;
mas ¡quebrará las puertas!: ¡menéalas como çencerro!

"¡Cyerto!, ¡aquí quier' entrar! Mas ¿por qué yo non le fablo?
¡Don Melón! ¡tiradvos dende! ¿Tróxovos y el diablo?
¡Non queblantedes mis puertas!, que del abbad de Sant Pablo
Las ove ganado. ¿Non posistes ay un clavo?

"Yo vos abriré la puerta. ¡Esperat! ¡non la quebredes!
e con byen e con sosiego desid si algo queredes;
luego vos yd de mi puerta. ¡Non vos alhaonedes!
¡Entrad mucho en buen' ora!; yo veré lo que faredes".

—"¡Señora doña Endrina! ¡Vos, la mi enamorada!
¡Vieja! ¿por esto teníades a mí la puerta çerrada?
¡Tan buen día es oy este, que fallé atal çelada!
¡Dios e mi buena ventura me la tovieron guardada!

  [   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   . ]

"Quando yo saly de casa, pues veyades las rredes,
¿qué fyncavades con él sola, entr' estas paredes?
¡A mí non rebtedes! ¡Fija, que vos lo meresçedes!
El mejor cobro qu' avedes, vuestro mal que lo calledes.

"E menos de mal será que esto poco çeledes,
que non que vos descobrades e ansy vos pregonedes:
casamiento que vos venga, por esto non lo perdredes.
Mejor me paresçe esto, que non que vos enfamedes.

"E pues que vos desides que es el daño fecho,
defyendavos, ayúdevos a tuerto o a derecho;
fija, "a daño fecho aved rruego e pecho";
¡callad! ¡guardat la fama, non salga de sotecho!

"Sy non parlas' la pycaça más que la codorniz,
no'l colgarien en plaça nin rreyerien lo que diz';
¡castigadvos ya, amiga, de otra tal contra yz!
ca todos omes fazen como don Melón Ortiz".

Doñ' Endrina le dixo: "¡Ay, viejas tan perdidas!
¡A las mugeres trahedes engañadas e vendidas!
Ayer mill cobros me dávades, mill artes e mill salidas;
Oy, ya que so escarnida, todas me son fallesçidas.

"Si las aves pudiesen byen saber e entender
quántos laços las paran, non las podrían prender;
quando el laso veyen, ya las lyevan a vender;
mueren por el poco çevo, non se pueden defender.

"Ya los peçes de las aguas, quando veyen el ansuelo,
¡el pescador los tiene e los traye por el suelo!:
la muger veye su dapño, quando ya fynca con duelo;
non la quieren los parientes, padre, madre, ni auelo.

"El que la ha desonrrada, déxala, non la mantyene,
vase perder por el mundo, pues otro cobro non tyene,
pyerde cuerpo e alma; a muchos esto aviene;
¡Pues yo non he otro cobro, asy fazer me convyene!"

Está en los antiguos el seso e la sabyençia,
es en el mucho tienpo el saber e la çiençia,
la mi vieja maestra ovo buena conçiençia,
e dio en este pleito una buena sentençia:

—"El cuerdo gravemente non se deve quexar,
quando el aquexamiento non le puede pro tornar:
lo que nunca se puede reparar nin enmendar,
dévelo cuerdamente sofrir e endurar.

"A las grandes dolençias e a las desaventuras,
a los acaesçimientos e yerros de locuras,
deve buscar conssejo, melesinas e curas;
el sabydor se prueva en cuytas e en presuras.

"La yra e la descordia a los amigos mal faz',
ponen sospechas malas en el fecho do yaz':
aved entre vos amos la concordia e paz,
el pesar e la saña tórnese en buen solaz.

"Pues que por mí, desides, que el dapño es venido,
por mí quiero que sea el vuestro byen avydo:
vos sed la muger suya e él vuestro marido:
todo vuestro deseo es por mí byen cunplido".

Doñ' Endrin' e don Melón en uno casados son:
alégranse las conpañas en las bodas con rrazón.
Sy vyllanía he fecho, aya de vos perdón:
en lo feo del estoria diz' Pánfilo e Nasón.

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, 1320


subir volver Libro de Buen Amor (1320)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio