anterior autor siguiente

ENXIENPLO DE LA RAPOSA QUE COME LAS GALLINAS EN LA ALDEA
Estrofas 1412-1424

«Contesçió en un aldea, de muro byen çercada,
que la presta gulhara así era vezada,
que entrava de noche, la puerta ya çerrada
e comía las gallinas de posada en posada.

»Teníanse los del pueblo della por malchufados:
çerraron los portiellos, feniestras e forados;
desque s' vido ençerrada, diz': «Los gallos furtados
désta creo que sean pagados e escotados».—

»Tendiose a la puerta del aldea nombrada,
físose como muerta, la boca rregañada,
encogidas las manos, yerta, desfegurada:
disíen los que pasaban: «¡Tente esa trasnochada!»—

»Passava de mañana por y un çapatero,
«¡O!», diz', «¡qué buena cola! ¡Más vale que un dinero!
Faré traynel della para calçar lygero».—
Cortola e estudo más queda que un cordero.

»El alfajeme pasava, que venía de ssangrar.
«El colmillo désta», dixo, «puede aprovechar
para quien dolor tiene en muela o en quexar».—
Sacól' el diente: estudo queda syn se quexar.

»Una vieja passava, que l' comió su gallina.
Diz': «El ojo d' aquesta es para melesina
a moças aojadas e que han la madrina».—
Sacógelo e estudo sosegada la mesquina.

»El físico pasava por aquesta calleja.
Diz': «¡Qué buenas orejas son las de la golpeja
para quien tiene venino o dolor en la oreja!»—
Cortólas e estudo queda más qu' una oveja.

»Dixo este maestro: «El coraçón del rraposo
Al tremer del coraçón es mucho provechoso».—
Ella diz': «¡Al diablo catedes vos el polso!»—
Levantóse corriendo e fúxo por el coso.

»Dixo: «Todas las cuytas puede ome sofrir;
mas el coraçón sacar e muerte rresçebir
non lo puede ninguno nin deve consentyr:
lo qu' enmendar non se puede, non presta arrepentyr».—

»Deve catar el ome con seso e con medida
lo que fazer quisiere, que aya dende salyda.
ante que façer cosa que l' sea rretrayda:
cuando teme ser preso, ante busque guarida.

»Desque ya es la dueña de varón escarnida,
es dél menospreçiada e en poco tenida,
es de Dios ayrada e del mundo aborrida,
pierde toda su onrra, la fama e la vida.

»E pues tú a mí dizes rasón de perdimiento
del alma e del cuerpo, muerte e enfamamiento,
yo non quiero fazerlo, ¡vete syn tardamiento!,
sy non, dart' he gualardón qual tu meresçimiento.—

»Mucho temió la vieja deste bravo dezir:
«Señora,» diz', «¡mesura, non me querades ferir!
puédevos por ventura de mi grand pro venir,
como al león vino del mur en su dormir»».

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, 1320


subir volver Libro de Buen Amor (1320)   siguiente anterior
facsímil Edición Facsímil del Códice Vª-6-1 de la Biblioteca Nacional, Manuscrito de Toledo, 1368
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio