anterior autor siguiente

ENXIENPLO DE LA RRAPOSA E DEL CUERVO
Estrofas 1437-1444

«La marfusa un día con la fanbre andava;
vido al cuervo negro qu' en un árbol estava:
grand pedaço de queso en la boca levava;
ella con su lysongia tanbién lo falagava:

»"¡O, cuervo tan apuesto! de çisne eres pariente
en blancura e en dono, fermoso, rrelusiente;
más que todas las aves cantas muy dulçemente:
sy un cantar dixeses, diría por él veynte.

»Mijor que la calandria nin que el papagayo,
mijor gritas que tordo nin rruysynor nin gayo:
si agora cantasses, tod' el pesar que trayo
me tyrarías en punto, más que con otro ensayo".

»Bien se cuydó el cuervo que el su grojear
plasíe a tod' el mundo, más que otro cantar:
creyó que la su lengua e su mucho gasnar
alegrava las gentes, más que otro juglar.

»Començó a cantar, la su boz a erçer:
el queso de la boca óvosele a caer;
la gulpeja en punto se lo fue a comer:
el cuervo con el daño ovo d' entristeçer.

»Falsa onrra e vana gloria e riso falso
dan pessar e tristesa e dapño syn traspaso;
muchos cuydan que guarda viñadero el paso,
e es la magadana, qu' está en el cadahalso.

»Non es cosa segura creer dulçe lisonja:
d'aqueste dulçor suele venir amarga lonja;
pecar en tal manera non conviene a monja,
rreligiosa non casta es podrida toronja».—

»Señora,» diz' la vieja, «este miedo non tomedes;
el ome, que vos ama, nunca lo esquivedes:
todas las otras temen eso que vos temedes,
el miedo de las liebres las monjas le tenedes».

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, 1320


subir volver Libro de Buen Amor (1320)   siguiente anterior
facsímil Edición Facsímil del Códice Vª-6-1 de la Biblioteca Nacional, Manuscrito de Toledo, 1368
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio