anterior autor siguiente

ENXIENPLO DEL LADRÓN QUE FIZO CARTA AL DIABLO DE SU ÁNIMA
Estrofas 1454 -1484

«En tierra syn justiçia eran muchos ladrones.
Fueron al rrey las nuevas, querellas e pregones.
Enbió sus alcalles, merinos e sayones:
al ladrón enforcavan por quatro pepiones.

»Dixo un ladron dellos: "¡Ya yo so desposado
con la forca, que por furto ando desorejado!
si más yo so con furto del merino tomado,
el me fará del todo con la forca casado".—

»Ante qu' el desposado penitençia pediese,
vino a él el diablo, porque non le perdiese.
Díxol' que de su alma la carta le feçiese
e furtase syn miedo quanto furtar quisiese.

»Otorgole su alma, físole dende carta.
Prometiole el diablo que dél nunca se parta:
Desta guisa el malo sus amigos enarta.
Fue el ladrón a un canbio, furtó de oro grand sarta.

»El ladrón fue tomado, en la cadena puesto,
llamó al su mal amigo, que le conssejó aquesto.
Vino el mal amigo; diz': "Feme aquí presto:
»Non temas, en mí fía, que non morrás por esto.

»Quando a ty sacaren a judgar oy o cras,
aparta al alcalle e con él fablarás;
pon la mano a tu seno, dal'lo que fallarás:
amigo, con aquesto en salvo ficarás".

»Sacaron otro día los presos a judgar.
El llamó al alcalle e con él fue fablar;
metió mano a su seno e dende fue sacar
una copa de oro noble e de prestar.

»Diógela en presente callando al alcalde;
diz' luego el judgador: "Amigos, el ribalde
non fallo porqué muera, predístesle de balde;
yo lo dó quito, suelto: vos, merino, soltalde".—

»Salió el ladrón suelto syn pena de prisión.
Usó su malfetría grand' tienpo e grand' sasón.
Muchas veses fue preso e escapava por don.
Enojose el diablo: fue preso su ladrón.

»Llamó a su mal amigo, ansí como solía.
Vino el malo e diz': "¿Qué llamas cadaldía?
faz' asy como sueles, non temas, en mí fía:
darás cras el presente, saldrás con arte mía".—

»Apartó al alcalle, segund l' avía usado,
puso mano en su seno, falló negro fallado:
sacó una grand soga, diola al adelantado.
El alcalle diz': "Mando que sea enforcado".—

»Levándol' a la forca, vido en altas torres
estar su mal amigo, diz': "¿Por qué non m' acorres?"—
Rrespondiole el diablo: "¿E tú por qué non corres?
Andando e fablando, amigo, non t' engorres.

»Luego seré contigo, desque ponga un frayle
con una frayla suya, que me diz': «¡trayle, trayle!»
engaña a quien t' engaña e a quien te fay, fayle;
entre tanto, amigo, vete con ese vayle".—

»Cerca del pie de la forca començó a llamar:
"¡Amigo! ¡valme, valme! ¡que me me quieren enforcar!"—
Vino el malo e dixo: "¡Ya te viese colgar!
Que yo t' ayudaré como lo suelo far.

»Súbante e non temas, cuélgente a osadas,
e pon tus pies entramos sobre las mis espaldas,
yo te soterné syenpre, segund otras vegadas
sotove a mis amigos en tales cavalgadas".—

»Estonçe los sayones al ladrón enforcaron.
Cuydando que es muerto, dende todos derramaron;
a los malos amigos en mal lugar dexaron.
Los amigos entramos en uno rrasonaron:

»Quexóse el diablo, diz': "¡Ay, que mucho me pesas!
¡Tan caros que me cuestan tus furtos e tus presas!"—
Dixo el enforcado: "Tus obras malapresas
me troxieron a esto, porque tú me sospesas".—

»Fablole luego el diablo: "Amigo, dize, otea
e dime lo que vieres, toda cosa que sea".—
El ladrón paró mientes, diz': "Veo cosa fea:
tus pies descalabrados; ál non sé que me vea.

»Beo un monte grande de muchos viejos çapatos,
suelas rrotas e paños rotos e viejos hatos,
e veo las tus manos llenas de garavatos,
dellos están colgados muchas gatas e gatos".—

»Rrespondiole el diablo: "Todo eso que dixiste,
e mucho más dies tanto, que ver non lo podiste,
he yo rroto andando en pos ty, segund viste:
non puedo más sofrirte, ten lo que mereçiste.

Aquellos garavatos son las mis arterías,
los gatos e las gatas son muchas almas mías,
que yo tengo travadas; mis pies tienen sangrías,
en pos ellas andando las noches e los días".—

»Su rasón acabada, tiróse e dio un salto.
Dexó a su mal amigo en la forca bien alto:
quien al diablo cree, trával' su garavato,
él le da mala çena e grand' mal en chico rato.

»El que con el diablo fase la su criança,
quien con amigo malo pone su amistança,
por mucho que se tarde, mal galardón alcança:
es en amigo falso toda la malandança.

»Es el mundo texido de malos arigotes:
en buenandança ome tyen' buenos galeotes:
parientes apostisos e amigos paviotes;
desque le veyen en cuyta, non dan por él dos motes.

»De los amigos malos vienen malos escotes;
non vien' dellos ayuda, más que d' unos arlotes,
sinon falssas escusas, lysonjas, amagotes:
¡guárdevos Dios, amigos, de tales amigotes!

»Non es dicho amigo el que da mal conssejo;
ante es enemigo e malqueriente sobejo:
al que te dexa en cuyta, non quieras en trebejo,
al que te mata so capa, no l' salves en conçejo».

«Señora,» diz' la vieja, «muchas fablas sabedes;
mas yo non vos conssejo eso, que vos creedes;
sinon tan solamente ya vos que lo fabledes,
abenidvos entramos, desque en uno estedes».—

«Farias,» dixo la dueña, «segund que yo te digo,
lo que fiso el diablo al ladrón su amigo:
dexarm' yas con él sola, çerrarías el postigo:
sería escarnida, él fyncando comigo».—

Diz' la vieja: «¡Señora qué coraçón tan duro!
deso, que rresçelades, yo vos bien asseguro:
que de vos non me parta, en vuestras manos juro:
si de vos me partiere, en mí caya el prejuro».

La dueña dixo: «Vieja non lo manda el fuero,
que la muger comiençe fablar amor primero;
cunple otear firme que es çierto menssajero».—
«Señora», diz', «el ave muda non fase agüero».—

Dixo doña Garoça: «Que ayas buenaventura
que d' ese arçipreste me digas su fegura,
bien atal qual él sea, dime la su fechura:
non rrespondas escarnio do te preguntan cordura».—

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, 1320


subir volver Libro de Buen Amor (1320)   siguiente anterior
facsímil Edición Facsímil del Códice Vª-6-1 de la Biblioteca Nacional, Manuscrito de Toledo, 1368
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio