Era mi dolor tan alto,
que la puerta de la casa
de donde salí llorando
me llegaba a la cintura.

¡Qué pequeños resultaban
los hombres que iban conmigo!
Crecí como una alta llama
de tela blanca y cabellos.

Si derribaran mi frente
los toros bravos saldrían,
luto en desorden, dementes,
contra los cuerpos humanos.

Era mi dolor tan alto,
que miraba al otro mundo
por encima del ocaso.

autógrafo

Manuel Altolaguirre, 1930-1931


subir  volver  Poesía (1930-1931)   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en Poesías completas. Ed. de M. Smerdou Altolaguirre y M. Arizmendi. Ed. Cátedra Colecc. Letras Hispánicas, nº 159.

amazon.com