anterior autor siguiente

      EL MAR

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar al espejo
sin porvenir de la muerte.

Allá van nuestros recuerdos
mostrándonos lo que fuimos
y para siempre seremos,
cristal en que nuestras almas
revivirán lo vivido
en las prisiones del tiempo.

Estar lejos de la muerte
es no verse, es estar ciego,
con la memoria perdida,
nublando el entendimiento,
sin voluntad caminando,
volubles, desconociéndonos.

autógrafo

Manuel Altolaguirre


subir volver Soledades juntas (1931)   siguiente anterior
enlace versión
enlace Coplas de don Jorge Manrique por la muerte de su padre
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio