anterior autor siguiente

      EL AMOR

Creí que no habría un árbol
de raíces tan profundas,
que en mí se alimentara.

Estaba tan hundido,
que, para que mi alma
se asomara a las verdes
cumbres de la alegría,
tenían que ser tus frondas
las que en el aire alzaran
mi júbilo en ruinas.

Ahora, en ti, me expansiono,
me entrego, te circulo,
y oscuramente herido
dejo que se levante
mi sueño por tus ramas.

autógrafo

Manuel Altolaguirre


subir volver Soledades juntas (1931)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio