anterior autor siguiente

  PARA NO MORIRME

Para no morirme
perseguí a mi alma,
que se iba conmigo
por una ciudad
soñada, invisible.
Yo la iba siguiendo
sin que tú supieras
que mi cuerpo andaba
tan sólo por ella,
para no morirse.
Tú me ibas siguiendo,
tu alma quería
tirar de mi cuerpo.
Para no morirse
lo seguía tu alma.
De ti, solamente
me quería tu cuerpo.

autógrafo

Manuel Altolaguirre


subir volver Soledades juntas (1931)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio