anterior autor siguiente

    IRA GRANDE

Frenética en su cólera
como rama de invierno
dibujaba en la niebla
su esqueleto de nervios,
desnuda de su sangre,
socavada de huesos;

no era mujer, que era
cabellera en incendio,
hecha ceniza antes
de gozar en el fuego.

Ira grande, tormenta,
arañando en el cielo.

autógrafo

Manuel Altolaguirre


subir volver Poemas en América (1955)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio