anterior autor siguiente

      SOMBRA

Sombra de un sueño somos,
de una oscura llanura
que da su faz brillante
a la luz de los dioses.

Si se rompe esa nube,
nosotros, sombra suya,
recobramos la vida.

En ese sueño alto,
que nos hace ser fina
caricia de tinieblas,
está nuestro destino:
techo para cubrir nuestra ignorancia,
suelo para la luz de nuestra gloria.

autógrafo

Manuel Altolaguirre


subir volver Las islas invitadas (segunda edición 1936)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio