anterior autor siguiente

        VOCES

Oigo en sueños palabras defensoras
del daño que a mi vida sigo haciéndole,
mi vida, que tal vez no sea tan mala
como me dicen mis remordimientos.

No es maternal la voz que me defiende,
ni es infantil la voz de mi conciencia;
es el amor el campo de esas voces,
las de mi confesión y tu consuelo.

La voz que me defiende es de unos labios
que me han besado mucho. ¡Quién pudiera
besarlos y olvidarme de mi vida
para poder seguir viviendo!

autógrafo

Manuel Altolaguirre


subir volver Las islas invitadas (segunda edición 1936)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio