anterior autor siguiente

      LA NUBE

Como el alma de un río,
como el sueño de un árbol,
la nube por el cielo
desdeñosa, avanzando,
desprecia las miradas
amorosas del campo.

Perderá su hermosura,
deshaciéndose en llanto,
cuando su amor conceda
a la sed de unos labios.

No te entregues, blanquísima
virgen de los espacios,
que tu amante es el polvo
y tu amor será barro.

autógrafo

Manuel Altolaguirre


subir volver La lenta libertad (1936)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio