anterior autor siguiente

    PROFECÍA

Era la vida. Su rumor llegaba
desde la espuma hasta mi sed, un río
que levantó su pecho para hablarme.

Yo estaba en su ribera bajo el llanto
de unos árboles tristes, mientras iban
lentamente las aguas a un destino

de mar o sueño. Estaba solo y triste
cuando el agua se alzó, y avizorando
una lejana realidad, su espejo
copió del porvenir ecos e imágenes.

Una esperanza llena de colores
salvé de la corriente soñadora.

autógrafo

Manuel Altolaguirre


subir volver Fin de un amor (1949)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio