anterior autor siguiente

    SED DEL ALMA

No quiere que su alma
le siga creciendo.
Cerraba los ojos.
¡Que no pase el tiempo!
Imposible. Escucha
cómo el alma bebe
latido a latido
ese su alimento.

autógrafo

Manuel Altolaguirre


subir volver Fin de un amor (1949)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio