Siempre fugitiva y siempre
cerca de mí, en negro manto
mal cubierto el desdeñoso
gesto de tu rostro pálido.
No sé adónde vas, ni dónde
tu virgen belleza tálamo
busca en la noche. No sé
qué sueños cierran tus párpados,
ni de quien haya entreabierto
tu lecho inhospitalario.

.......................................................

Detén el paso, belleza
esquiva, detén el paso.
 Besar quisiera la amarga,
amarga flor de tus labios.

autógrafo

Antonio Machado


subir volver Soledades (1899-1907)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio