Sonaba el reloj la una,
dentro de mi cuarto. Era
triste la noche. La luna,
reluciente calavera,
    ya del cénit declinando,
iba del ciprés del huerto
fríamente iluminando
el alto ramaje yerto.
    Por la entreabierta ventana
llegaban a mis oídos
metálicos alaridos
de una música lejana.
    Una música tristona,
una mazurca olvidada,
entre inocente y burlona,
mal tañida y mal soplada.
    Y yo sentí el estupor,
del alma cuando bosteza
el corazón, la cabeza,
y... morirse es lo mejor.

autógrafo

Antonio Machado


subir volver Humorismos, Fantasías, Apuntes... (1899-1907)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio