Llamó a mi corazón, un claro día,
con un perfume de jazmín, el viento.

  —A cambio de este aroma,
todo el aroma de tus rosas quiero.

  —No tengo rosas; flores
en mi jardín no hay ya; todas han muerto.

  Me llevaré los llantos de las fuentes,
las hojas amarillas y los mustios pétalos.
Y el viento huyó... Mi corazón sangraba...

Alma, ¿qué has hecho de tu pobre huerto?

autógrafo

Antonio Machado


subir volver Galerías (1900-1907)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio