CAMPO

  La tarde está muriendo
como un hogar humilde que se apaga.

  Allá, sobre los montes,
quedan algunas brasas.

  Y ese árbol roto en el camino blanco
hace llorar de lástima.

  ¡Dos ramas en el tronco herido, y una
hoja marchita y negra en cada rama!

  ¿Lloras?... Entre los álamos de oro,
lejos, la sombra del amor te aguarda.

autógrafo

Antonio Machado


subir volver Galerías (1900-1907)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio