anterior autor siguiente

    SONETO III

¿Empañé tu memoria? ¡Cuántas veces!
La vida baja como un ancho río,
y cuando lleva al mar alto navío
va con cieno verdoso y turbias heces.

Y más si hubo tormenta en sus orillas,
y él arrastra el botín de la tormenta,
si en su cielo la nube cenicienta
se incendió de centellas amarillas.

Pero aunque fluya hacia la mar ignota,
es la vida también agua de fuente
que de claro venero, gota a gota,

o ruidoso penacho de torrente,
bajo el azul, sobre la piedra brota.
Y allí suena tu nombre ¡eternamente!

autógrafo

Antonio Machado


subir volver Nuevas Canciones (1917-1930)   siguiente anterior
Borradores manuscritos Borrador manuscrito
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio