anterior autor siguiente

    EL MIEDO

Bandera de ahorcados, contraseña de barriles, capitana del desespero, bedel de sodomía, oscura sandalia que al caer la tarde llega hasta mi hamaca.
    Es entonces cuando el miedo hace su entrada.
    Paso a paso la noche va enfriando los tejados de cinc, las cascadas, las correas de las máquinas, los fondos agrios de miel empobrecida.
    Todo, en fin, queda bajo su astuto dominio. Hasta la terraza sube el olor marchito del día.
    Enorme pluma que se evade y visita otras comarcas.
    El frío recorre los más recónditos aposentos.
    El miedo inicia su danza. Se oye el lejano y manso zumbido de las lámparas de arco, ronroneo de planetas.
    Un dios olvidado mira crecer la hierba.
    El sentido de algunos recuerdos que me invaden, se me escapa dolorosamente: playas de tibia ceniza, vastos aeródromos a la madrugada, despedidas interminables.
    La sombra levanta ebrias columnas de pavor. Se inquietan los písamos.
    Sólo entiendo algunas voces.
    La del ahorcado de Cocora, la del anciano minero que murió de hambre en la playa cubierto inexplicablemente por brillantes hojas de plátano; la de los huesos de mujer hallados en la cañada de La Osa; la del fantasma que vive en el horno del trapiche.
    Me sigue una columna de humo, árbol espeso de ardientes raíces.
    Vivo ciudades solitarias en donde los sapos mueren de sed.
    Me inicio en misterios sencillos elaborados con palabras transparentes.
    Y giro eternamente alrededor del difunto capitán de cabellos de acero. Mías son todas estas regiones, mías son las agotadas familias del sueño. De la casa de los hombres no sale una voz de ayuda que alivie el dolor de todos mis partidarios.
    Su dolor diseminado como el espeso aroma de los zapotes maduros.
    El despertar viene de repente y sin sentido. El miedo se desliza vertiginosamente para tornar luego con nuevas y abrumadoras energías.
    La vida sufrida a sorbos; amargos tragos que lastiman hondamente, nos toma de nuevo por sorpresa.
    La mañana se llena de voces:
    voces que vienen de los trenes
    de los buses de colegio
    de los tranvías de barriada
    de las tibias frazadas tendidas al sol
    de las goletas
    de los triciclos
    de los muñequeros de vírgenes infames
    del cuarto piso de los seminarios
    de los parques públicos
    de algunas piezas de pensión
    y de otras muchas moradas diurnas del miedo.

autógrafo
Álvaro Mutis


subir volver Summa de Maqroll el Gaviero (1973)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio