anterior autor siguiente

  LIED

      V

Desciendes por el río.
La barca se abre paso
entre los juncos.
El golpe en la orilla
anuncia el término del viaje.
Bien es que recuerdes
que allí esperé,
vanamente,
sin pausa ni sueño.
Allí esperé,
tiempo suspendido
gastando su abolida materia.
Inútil la espera,
inútiles el viaje
y el navío.
Sólo existieron
el áspero vacío,
en la improbable vida
que se nutre
de la estéril materia
de otros años.

autógrafo
Álvaro Mutis


subir volver Poemas dispersos   siguiente anterior
Voz: Álvaro Mutis Voz: Álvaro Mutis

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio