anterior autor siguiente

  A ENRIQUE GONZÁLEZ MARTÍNEZ

Muchas sendas hollé, muchos caminos
solicitaron el afán creciente,
de contrastar los usos de la gente
y confundirme con los peregrinos.

Mezclaba los sabores de los vinos
en cada clima caprichosamente,
y yo no sé si ello fue prudente
o si mis pasos fueron desatinos.

Había que buscar la ruta cierta
y ceñir el desborde con el dique.
Volví cansado, procuré la puerta...

Y déjame, poeta, que lo explique
como quien se despoja y se liberta:
tú estabas a la puerta, claro Enrique.

autógrafo
Alfonso Reyes


subir volver Constancia poética (1959)   siguiente anterior
V. Jornada de sonetos [1912-1956] 4 : Confidencias  
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio