anterior autor siguiente


No siento yo, dulcísima María,
con no veros dolor, porque deseo
y amor os representan, y así os veo
y está en vos gozando el alma mía.

En mí juego con vos con osadía
y gozo por verdad lo que no creo,
y en este libre estado que poseo
no hallo quien me turbe el alegría.

Pero buscan mis ojos su derecho
y aléganme con lágrimas y fieros
que no veros con ellos es mal hecho.

Que, pues fueron autores de quereros,
no he de usurparme yo todo el provecho,
y así, por darles parte, acuerdo veros.

autógrafo
Baltasar del Alcázar


subir volver Soneto   siguiente anterior
enlace Garcilaso de la Vega - Égloga III
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio