anterior autor siguiente

        BREVE ELEGÍA

Era la sombra del amor,
la sombra del amor: no pudo ser.
Ya pasó por mi vida otro dolor,
ya pasó otra mujer.

No era su pecho mi cabezal,
no eran sus manos las guiadoras
por el camino triste y fatal.
No era el consuelo para mis horas,
no era la fuente para beber,
ni el tronco firme donde enredarme,
dar unas flores y envejecer.

Era la sombra del amor,
la sombra del amor: no pudo ser.
Ya pasó por mi vida otro dolor,
ya pasó otra mujer.

autógrafo

Baldomero Fernández Moreno


subir volver Las iniciales del misal (1915)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio