anterior autor siguiente

        UNA ESTRELLA

Fue preciso que el sol se ocultara sangriento,
que se fueran las nubes, que se calmara el viento.

que se pusiese el cielo tranquilo como un raso
para que aquella gota de luz se abriese paso.

Era apenas un punto en el cielo amatista,
casi menos que un punto, creación de vista.

Tuvo aún que esperar apretada en capullo
a que se hiciese toda la sombra en torno suyo.

Entonces se agrandó, se abrió como una flor,
una férvida plata cuajóse en su interior

y embriagada de luz empezó a parpadear...
No tenía otra cosa que hacer más que brillar.

autógrafo

Baldomero Fernández Moreno, 1922


subir volver Ciudad (1915-1949)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio