anterior autor siguiente

        COCINERITA

¡Vengo de la cocina, vengo de la cocina!
Traía en grandes manchas en el traje, la harina.

En las pálidas manos, entre los dedos finos,
olor agudo a especias, canelas y cominos.

Al fondo de los ojos, en grueso punto de oro,
traía de las ascuas el alegre tesoro.

De ollas y cacerolas el sonoro ludir,
traíalo en los labios al hablar y al reír.

Por besarle la frente le aparté los cabellos:
lo más sutil de todo, el humo, estaba en ellos.

autógrafo

Baldomero Fernández Moreno


subir volver El hogar en el campo (1923)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio