anterior autor siguiente

  A UNA MUJER QUE ME EVOCABA EL MAR

Estás hecha, mujer, para evocada
contra el nocturno ébano bruñido:
eres como un jazmín humedecido,
eres como una valva nacarada.

Incitante frescor de agua salada
engólfase en tu nuca, estremecido;
tienes los ojos de un color perdido,
tu boca como el mar es ondulada

y un alga de oro finge tu melena.
Yo soy ése que está sobre la arena,
tú eres así como una mar tendida,

me salpicas de azul de vez en cuando
e indiferente huyes y jugando...
Y así pasan los años y la vida.

autógrafo

Baldomero Fernández Moreno


subir volver Libro de Marcela (1939)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio