anterior autor siguiente

      EPITAFIO A HORACIO QUIROGA

He aquí las cenizas, oh Salto, de tu hijo.
De ti salió y es justo y es natural que vuelva.
El corazón de un árbol ya es su eterno cobijo:
el silencio, la sombra y el pavor de la selva.

autógrafo

Baldomero Fernández Moreno, 1937


subir volver Poemas del Uruguay (1957)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio