anterior autor siguiente


Sólo con apoyar el codo en una mesa,
acordarme de ti y mirar al vacío
y ver brillar en él tu cabellera espesa
que a veces es un lago y a veces es un río,

me lleno de palabras, me lleno de ternura,
primaveral manzano en mitad del invierno.
Pero hay que soñar poco y escribir con mesura
que se trata de ti, es decir de lo eterno.

autógrafo

Baldomero Fernández Moreno


subir volver Elegía de Alondra: Poemas Inéditos   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio