anterior autor siguiente


El cuello se te llena, amor, de corazones
si rozo tus mejillas. Como un agua palpita.
Traduce dulcemente todas tus sensaciones
con una precisión admirable, infinita.

Detrás está la noche y los ramos copiosos
y mi brazo, y en él, tu cabeza perdida.
Los ojos apacibles se tornan dolorosos
y no sé si te vas o vuelves a la vida.

autógrafo

Baldomero Fernández Moreno


subir volver Elegía de Alondra: Poemas Inéditos   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio