anterior autor siguiente


Aunque Ovidio te dé más documentos
para reírte, Cloe, no te rías,
que de pez y de boj en tus encías
tiemblan tus huesos flojos y sangrientos;

y a pocos de esos soplos tan violentos,
que con la demasiada risa envías,
las dejarás desiertas y vacías,
escupiendo sus últimos fragmentos.

Huye, pues, de teatros, y a congojas
de los lamentos trágicos te inclina,
entre huérfanas madres lastimadas.

Mas paréceme, Cloe, que te enojas;
mi celo es pío; si esto te amohína,
ríete hasta que escupas las quijadas.

Bartolomé Leonardo de Argensola


subir volver Soneto   siguiente anterior
Facsímil Facsímil de Rimas de Lupercio i del Dotor Bartolome Leonardo de Argensola. Zaragoza. 1634
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio